Inicio
· Directorio · CONACYT · Mapa del sitio · English · Quejas · Sugerencias · Contacto
 
 
Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial
contacto_cidesi  
   
   
   
  .  
 

 

Santiago de Querétaro, Querétaro (Comunicación Cidesi).- Los Consorcios Binacionales (CobI) de Innovación Academia-Industria, son una iniciativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), que busca impactar en la competitividad nacional a través de apoyos que promuevan el desarrollo de un ecosistema de innovación tecnológica precompetitiva en la vinculación entre academia e industria.


En ese sentido, un grupo académico integrado por centros públicos Conacyt y universidades mexicanas, realizaron una reunión de trabajo en el Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial (Cidesi), para consolidar un consorcio con el "Centro para la Integración de Compuestos en la Infraestructura de los Estados Unidos", (CICI por sus siglas en inglés).

El grupo académico Mexicano, dividido en direcciones regionales, ha formado el consorcio Mexicano "Centro para la Innovación y Reutilización de Materiales Compuestos (CIRMACOM)", el cual está integrado por Cidesi, el Centro de Investigación en Materiales Avanzados (Cimav), el Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA), así como la Universidad de Guadalajara (U de G) y la Universidad Panamericana (UP) campus Guadalajara.


Al respecto, el Dr. Edgar Adrián Franco Urquiza, catedrático Conacyt comisionado en CIDESI y responsable técnico del consorcio Mexicano, informó que esta iniciativa se realizó en el marco del modelo de Centros de Investigación Cooperativa entre la Industria y la Universidad (I/UCRC por sus siglas en inglés).


"Estamos en la primera fase, donde buscamos consolidar el consorcio CIRMACOM y llevarlo a una relación binacional entre México y los Estados Unidos; la segunda fase es el inicio en sí de las actividades de investigación. Durante esta primera fase realizamos visitas al CICI en la Universidad de Texas en Arlington. El objetivo era conocer el modelo y funcionamiento de los I/UCRC, que tienen más de 40 años trabajando y que son un programa muy exitoso", aseguró.


El Dr. Franco Urquiza detalló que los I/UCRC reúnen empresas con problemas similares para buscar soluciones de nivel tecnológico en niveles de preparación tecnológica (TRL, por sus siglas en inglés) 3 o 5, y una vez que rebasan esos niveles de precompetitividad, deben de salir del consorcio para buscar otras vías de financiamiento o desarrollar esa tecnología por medios propios.


"Cada empresa realiza una aportación económica, aproximadamente de 25 mil dólares, pero los consorcios están integrados por hasta 4-5 universidades o centros de investigación y tienen albergadas al menos a 20 empresas, por lo que el recurso que se obtiene anualmente para el desarrollo de las investigaciones es bastante considerable. Además, la Fundación Nacional para la Ciencia (NSF, por sus siglas en inglés) otorga una aportación de 75 mil dólares a cada institución académica para la operatividad del trabajo", explicó.


En el caso del Conacyt, de acuerdo al Dr. Franco Urquiza, se pretende seguir ese modelo y establecer una relación con el consorcio americano y ser aceptado por él, lo que dijo,  sería  la fase 2 de esta iniciativa.

"Los consorcios se componen de una parte académica, que son las universidades o centros de investigación; de un consejo industrial asesor (CIA), formado por los representantes de las empresas participantes del consorcio; y un representante evaluador de Conacyt. Es un mecanismo que permite dar seguimiento constante a los proyectos y es obligatoria la participación de estudiantes de posgrado, para que estén en contacto continuo con las empresas, para que éstas no tengan que subcontratar personal en el desarrollo y seguimiento de los proyectos.  Además, los resultados se deben difundir cada 6 meses a través de reuniones, donde todos los miembros del consorcio y el evaluador de CONACYT conocen los avances y resultados de los  proyectos. Dentro de estas reuniones, la continuidad y la presentación de nuevos proyectos son votados por el CIA", puntualizó.

El Dr. Franco Urquiza destacó que el grupo académico del consorcio CIRMACOM tiene el objetivo de atender los problemas de desarrollo  tecnológico en una forma transversal en un nivel precompetitivo en el área de polímeros y materiales compuestos.

"Abarcamos lo que es la tecnología para el desarrollo de manufactura, procesos de curado de resinas, y reutilización de polímeros y materiales compuestos. Las aplicaciones van hacia el área de la industria aeronáutica y el sector de la construcción; en el caso del consorcio norteamericano CICI con el que buscamos esta colaboración, están muy enfocados a la infraestructura. Nuestra propuesta es ampliar ese mercado que ellos trabajan  hacia el sector aeronáutico, deportivo y naval", aseguró.

El catedrático del Conacyt comisionado en Cidesi, sostuvo que el sector aeronáutico ha tenido un crecimiento muy importante en los últimos años con la presencia de empresas como General Electric (GE), Bombardier y Safran, además de  otro tipo de industrias como Global Composites Manufacturing, que están muy interesados en participar en este tipo de proyectos.

"Otro ejemplo es TechOps, que es un miembro activo del consorcio, con el que trabajamos en procesos de manufactura que permiten mejorar sus procesos o prolongar el tiempo de reparación de los compuestos utilizados en las aeronaves", finalizó.